HABLANDO ADVAITA – BLOG

                                                                                                                                                          Shambhu me dijo…

 

 

Sábado, 27/11/21   09:00 h.

Breve historia del Ser, y IV

A modo de conclusión es posible afirmar que, en la actualidad, principios del siglo XXI, año 2021, se ha hecho creer que las cosas son diferentes, pero ¿lo son de verdad? Ha cambiado la forma, pero no el fondo. La manipulación de las masas se realiza a través de los Medios de Manipulación Masiva. Bastan unas reiteradas secuencias de imágenes emitidas por TV durante un tiempo concreto -el cual se conoce con precisión-, para generar la corriente de pensamiento pretendida, conforme a las necesidades del momento; a «sus» necesidades.

Ya no son necesarios los altares, la culpa, el pecado y el temor de Dios o del Infierno, para ejercer el control, ahora bastan los mass media, las series y las redes sociales. Cabe preguntarse ¿qué habría sucedido si todo el esfuerzo empleado en esa dirección se hubiese revertido en la contraria? En generar un anhelo de conocimiento, armonía, paz y solidaridad auténtica entre los hombres, de Amor entre hermanos, que es lo que todos somos. Sin duda que en muy poco tiempo viviríamos en una sociedad diferente, más consciente y verdadera. Pero ¿es eso lo pretendido?

¿Dónde ha quedado la búsqueda de aquello que conforma nuestra auténtica naturaleza? Hoy, en plena Era de Internet y de la Inteligencia Artificial, también conocida como la 4ª revolución industrial, todo sucede a una velocidad de vértigo. La Ciencia ha desbancado al concepto de Dios y todo señala a que los futuros robots usurparán la mano de obra que proporcionaba la clase media. No es posible percibir la nueva dirección debido al alto grado de distracción en que se vive. Sin embargo, basta abrir un poco los ojos para poder ver y comprender.

Ahora, cuando existe más información disponible que en ningún otro momento de la historia de la humanidad es cuando el número de personas que quieren saber y descubrir qué hay de verdad y de mentira en sus vidas es ínfimo. La ignorancia y la indiferencia se han instalado en la sociedad. El humorista Leo Harlem ha sido quien mejor ha resumido tan dramática situación con la frase: «Aquí cada uno va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío», que utilizó en su monólogo: «Como sobrevivir en la aldea global» en TEDx Valladolid https://www.youtube.com/watch?v=jQQD-rjdY2A 

El deseo de satisfacción inmediata opaca todo posible interés, al tiempo que despierta las reacciones mecánicas por inconscientes, fruto de la oscura ignorancia en que se vive y muere, avivando el fuego de la ensoñación y desconectando al hombre de su potencial creativo, haciéndole vivir en un estado de hipnosis colectiva, donde los individuos, cada vez más aislados por miedos inducidos, se retroalimentan entre sí para continuar en el sueño, mirando con sospecha a aquél que ha despertado y por ello se comporta de manera diferente. Pero ¿cuándo no ha sido así?

Todo parece indicar que el mundo ha cambiado, pero no es cierto, todo continúa igual que siempre. Nada ha cambiado, el hombre continúa siendo el Espíritu habitando el cuerpo. Basta con atreverse a mirar en el interior para descubrirlo. Sin embargo, ahora nadie quiere tener este tipo de saber por considerarlo inútil, máxime cuando se ha extendido la creencia de que todo el conocimiento está en Internet. ¿Realmente es así? Mirado desde la perspectiva adecuada, la Red es una distracción más de lo importante, es decir: un engaño más. ¿Con qué fin?

¿En qué dirección evolucionará la humanidad en el futuro? No es posible predecirlo. Sin embargo, la respuesta a esta pregunta se encuentra en nuestros Corazones. Aunque no es posible anticipar nada y es preciso hacer espacio a lo inesperado, sí conviene recordar las palabras de André Malroux: «El siglo XXI será espiritual o no será». De nosotros depende. Ahora más que nunca, es preciso mantenerse despierto a nuestra auténtica naturaleza espiritual. Somos el Espíritu puro habitando un cuerpo humano, pero el hombre ha olvidado su condición divina.

Gracias por la atención.

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

 

 

Sábado, 20/11/21   09:00 h.

Breve historia del Ser, III

En el siglo XVIII comienza la historia moderna con los importantes cambios sociales que sobrevinieron con la Revolución Francesa y el primer intento de unión europea por parte de Napoleón. Sin embargo, sería en el siglo XIX cuando la individualidad avanzaría sin freno al ritmo del progreso con la máquina de vapor (1829), iniciándose la era industrial, lo que provocó sendas migraciones desde las zonas rurales a las urbes en busca de trabajo y de una supuesta mejor calidad de vida, con la posterior aparición en el siglo XX de la «clase media», una especie de «sub-casta» creada por el nuevo sistema económico imperante: el capitalismo.

El nacimiento de la clase media trajo consigo un mayor flujo económico, pero también un considerable aumento demográfico. Este nuevo tipo de sociedad, que oscilaba entre la burguesía y la clase obrera, convino al sistema industrial-capitalista-religioso para que se consumiera todo aquello que de sus fábricas salía, utilizando el principio de conseguir la felicidad por medio del consumo, lo cual se ha mantenido hasta prácticamente agotar los recursos del planeta, cosa que ha sucedido en poco menos de 2 siglos. 

Se trataba del conocido “sueño americano” con su máxima: “Si trabajo mucho, puedo conseguir lo que deseo”. En el fondo, lo que se acaba deseando es lo que alguien entre bastidores quiere que se desee. A ojos vista, se trataba de una burda manipulación de las masas para conseguir objetivos de ventas y aumento de beneficios sin importar los estragos que en el psiquismo se pudiera ocasionar, instando a encontrar una supuesta felicidad en un consumo desbocado, relegando practicamente al olvido la naturaleza espiritual.

Hasta hace pocos años la clase media ha sido manejada y controlada con relativa facilidad gracias al temor de Dios, despachado por las religiones y el férreo control de la economía, es decir: las condiciones laborales. No obstante, el sistema capitalista observa con recelo el aumento exponencial de la masa demográfica experimentado por la clase media. Máxime, al comprobar la incapacidad de satisfacer la demanda de consumo. En este punto, se sugiere investigar sobre el «pico del petróleo».

De este modo, el patrón de economía introducido en el s. XVIII por Adam Smith en su recomendable libro: «La riqueza de las naciones», en el que hasta ahora se ha basado el sistema industrial-capitalista-religioso ha quedado obsoleto al no existir ya oferta suficiente para satisfacer la creciente demanda a nivel mundial, motivo por el que se hace evidente lo innecesario de la clase media, ya que en el futuro no va a ser posible continuar la escalada de beneficios, fin principal por el que en su momento se creó.

Además, el principio básico de Adam Smith: conceder la libertad al individuo para que encontrase su felicidad a través del trabajo y que ello fuera el motor que permitiese aumentar la riqueza de las naciones, ha quedado fuera de lugar al haber países que han experimentado un mayor crecimiento económico con un sistema contrario a la libertad del individuo. Dado que el afán de lucro es el objetivo primordial, es posible que en un futuro no muy lejano se abandone el patrón antiguo para adoptar el moderno por su mayor eficacia demostrada.

También es posible que la religión, tal y como hasta ahora se la ha entendido y practicado, también esté fuera de lugar, pues ya no es necesaria para los fines de sometimiento, control y manipulación de la clase media. En la actualidad, existen medios más efectivos y menos costosos para conseguirlo, como los Medios de Manipulación Masiva, las Redes Sociales y las Plataformas de Series, al producir una hipnosis colectiva los primeros y una anestesia social los segundos, con la consiguiente indiferencia e indolencia.

De esta última decisión es posible que en un futuro no demasiado lejano cobre fuerza la idea latente del ecumenismo: un solo Dios. Lo cual podría dar lugar a una nueva religión que posiblemente asuma la misión de “salvar” al planeta de la devastación consumista, con el cambio climático como telón de fondo y último protagonista en entrar en escena. Si se observa bien, no deja de ser otro modo más de manipular a las masas y de generar un nuevo modelo de negocio que, como siempre, amplifique la riqueza de unos pocos. Algo ha de cambiar para que todo continúe igual.

Conviene resaltar el singular enfoque concedido a la situación al considerar culpable al consumo y los consumidores ante la debacle de contaminación y agotamiento de los recursos del planeta, cuando en realidad ha sido el propio sistema quien lo ha provocado. Al margen de ser su creador, ha sido también el mayor beneficiario. Sin embargo, se acusa a la clase media por su afán consumista. ¿Tiene esto algún sentido? ¿Dónde está el pensamiento critíco del que nacen preguntas cuyas respuestas no dejan indiferente?

La historia contemporánea alberga cabida para todas las posibilidades, incluida la unificación de las religiones y el dinero en una única moneda mundial. Lo cual implicaría la desaparición del efectivo, sobreviniendo así un control exhaustivo sobre el individuo -más todavía-. Ciertamente no es posible asegurar nada, pero entraría dentro de lo natural que todo esto pudiera suceder en no demasiado tiempo, pues ya no es necesario que el hombre sea libre para intentar ser feliz. En realidad, nunca fue ni una cosa ni la otra.

(Continuará…)

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

 

 

Sábado, 13/11/21   09:00 h.

Breve historia del Ser, II

En los siglos XV y XVI emerge un movimiento importante: el Renacimiento, dejando atrás la oscuridad de la Edad Media. ¿Qué es lo que renace? Un nuevo concepto: el antropocentrismo, abandonando el teocentrismo, característico de la época medieval, donde Dios era el centro del universo y lo regía todo, para pasar a ser el hombre como medida y centro de todas las cosas, relegando al Ser al olvido. Se trata del nacimiento del individualismo, el cual llegó en el siglo XVIII a su máxima expresión con Descartes y su axioma: “Pienso, luego existo”.

Tanto se extendió la individualidad que no fue sólo Descartes quien basó su pensamiento en semejante concepto. Le siguieron insignes filósofos como Kant, Schopenhauer, Hegel, etc. A partir de entonces todo se fundamentó en la supuesta individualidad del “yo”. Por ejemplo, antes del Renacimiento no existía la idea del “artista”, por aquel entonces todos eran artesanos y pertenecían al mismo gremio, del cual se sentían orgullosos de pertenecer.

Con el Renacimiento nace el concepto del «artista». Pero ¿qué nace en realidad? El fruto de amplificar el ego hasta su máxima expresión. Y el ego quiere sentir a Dios, desea experimentar la fuente de la que ha nacido. Sumergido en el sueño de la individualidad, el hombre vuelve la mirada hacia Dios y para su sorpresa encuentra la autenticidad del Ser, comprendiendo por experiencia que él mismo ya es Dios, dando así lugar a la corriente del misticismo, la unión con Dios.

Tal corriente contenía un evidente riesgo para la Iglesia católica, pues dejaba en evidencia su utilidad: si se despierta a la naturaleza divina ¿qué sentido tiene el intermediario? Por este motivo, los místicos fueron tratados de «alumbrados» y perseguidos por la ¿Santa? Inquisición hasta lograr su total extinción en el siglo XVIII, cuyo punto final lo marcó la condena a perpetuidad del sacerdote valenciano Miguel de Molinos y la consiguiente quema de todos los ejemplares de su “Guía Espiritual”, extendida por toda Europa, donde se imparten instrucciones para llegar a Dios sin necesidad de intermediarios. Algo que la Iglesia no estaba dispuesta a consentir.

Con la desaparición de semejante texto, de recomendada lectura, se extinguió también el movimiento del «quietismo», al tiempo que se denostó el misticismo. Aún hoy, hablar de mística induce al esbozo de una sonrisa de tono sarcástico. No obstante, fue tal la intensidad de la corriente mística que la Iglesia no pudo evitar la evidencia de la unión con Dios, por lo que admitió y canonizó a místicos relevantes como Teresa de Jesús, a quien incluso llegaron a nombrar doctora de la Iglesia, y a Juan de la Cruz. Pero, nada más.

(Continuará…)

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

 

 

Sábado, 06/11/21   09:00 h.

Breve historia del Ser, I

En la antigua Grecia, Aristóteles definió al Ser como una “substancia”. En aquél tiempo se entendía que incluso el hombre era una substancia que formaba parte de la substancia del mundo. Más tarde, con la Edad Media, emergió el concepto de Dios como creador del universo y, por supuesto, del mundo y del hombre.

En el siglo IV de nuestra era, año 325, el Concilio de Nicea eliminó la idea de que el Espíritu habitaba en el hombre, concediéndole naturaleza divina. Desde entonces, el término “Espíritu” quedó relegado fuera del ámbito humano y en su lugar se instauraron los conceptos de “Dios” y “alma”, Padre e Hijo, respectivamente.

¿Qué necesidad había de dividir lo indivisible? aquello que es uno sin segundo, y mucho menos tercero, dejando al Espíritu (santo) como materia de fe y arrogándose la Iglesia la potestad de ser intermediaria entre Dios y el alma del hombre, creando así la necesidad de un puente (pontífice) a cambio de ganarse un espacio relevante en la sociedad.

Al mismo tiempo, se erradicó la idea fundamental de los primeros cristianos, los gnósticos, aquellos que tenían la gnosis, el conocimiento. ¿De qué conocimiento se trataba? Conocían la naturaleza divina que mora en todo ser humano al ser un fragmento vivo del Espíritu. A fecha de hoy, los gnósticos están todavía perseguidos.

Así, la Iglesia católica ocupó un puesto importante en la sociedad, aliándose con los gobernantes y junto a los militares, para protegerse de un enemigo potencial: los comerciantes, que ostentaban el poder económico y de aquél otro riesgo nada desdeñable: el pueblo, la mano de obra.

Obsérvese la precisión de la coincidencia de estos cuatro estamentos sociales con las castas de la India: brahmanes, sacerdotes, kshatriya, reyes, gobernantes y guerreros o militares, vaishya, los comerciantes y, finalmente, los sudras, obreros y campesinos. Aún quedarían los dalits, los más pobres de entre los pobres o intocables que Gandhi denominó harijan, hijos de Dios.

Conviene recordar que fueron los arios, llegados de centro-europa, los que arrasaron con la floreciente civilización y cultura matriarcal de Valle del Indo (se sugiere buscar información sobre la ciudad de Mohenjo-Daro), para acabar imponiendo la suya, que en el fondo es la misma que la nuestra.

(Continuará…)

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

 

 

 

 

Recopilación de entradas anteriores

En abril del 2019 iniciamos un Blog con la idea de compartir reflexiones sobre Advaita Vedanta. Hoy, abril del 2020, cumple un año, por lo que hemos decidido compilar todas las entradas que durante este tiempo se han realizado, dando lugar al presente texto:

 

 

PDF HABLANDO ADVAITA

 

Presentamos una nueva recolipación de todas las entradas realizadas al Blog durante su segundo año de vida, desde Abril de 2020 a 2021.

 

____________________________________________________________________________________________

 

Reunámonos alrededor del fuego de la consciencia para mirarnos a los ojos

después de abrazarnos y compartir la vida que somos a través de la presencia en silencio.

 

 

OMNIA VINCIT VERITAS