Dos veces al año, a primeros de mayo y de noviembre, realizamos Retiros de Silencio con el fin de profundizar en la práctica.

Dada la intensidad de la propuesta de trabajo están dirigidos a aquellas personas comprometidas con el despertar de la consciencia y el crecimiento interior. Así mismo, también es necesario que y que conozcan perfectamente nuestra propuesta de trabajo interior.

 

Horario

  7:00 Despertar

                       7:30 Radja yoga 

                       8:30 Descanso 

                       9:00 Desayuno

                     10:00 Teoría – Consultas en grupo

                     10:30 Radja yoga

                     11:30 Descanso – Infusión

                     12:00 Radja yoga

                     13:30 Descanso

                     14:00 Comida

                     16:00 Consultas individuales

                     17:00 Radja yoga

                     18:00 Descanso y merienda

                     19:00 Radja yoga

                     20:00 Descanso

                     21:00 Cena

                     22:30 Meditación fin de día

                     23:00 Descanso

 

cdg-19

 

Retiro de silencio

Retirarse en silencio para permitir que la mente se aquiete y dejarse ir en las profundidades del Ser. No hacer nada, pero permitir que todo suceda. Escuchar la vibración del silencio hasta hacerse uno con ella, diluyéndose en la nada para serlo todo.

La mente siempre quiere hacer algo y el ego conseguirlo todo. Sin embargo, entre los intentos por conseguir y el constante hacer se abre una fisura por donde la vida se escapa como si fuera agua entre los dedos, mientras que un extraño desasosiego comienza a invadirnos. La ansiedad se queda instalada como si fuera algo normal, pero, ¿lo es?

El presente Retiro es una propuesta de trabajo interno destinado a aquellos que en verdad tienen auténtica sed de comprensión, y por ello anhelan hacer un alto en el camino. Detenerse y simplemente escuchar. Un tiempo destinado a hacer el “no-hacer” para sentir el cuerpo, recordar el olvidado sí mismo y escuchar el Corazón.

Sentarse y sentirse… sin ninguna otra pretensión que compartir el silencio con los demás. Tiempo para la interiorización y el auto-conocimiento, para saber quién y qué se es por experiencia directa, sin conceptos ni ideas preconcebidas, o adquiridas de los demás. 

Unas condiciones idóneas para traspasar las diferentes capas superficiales del ego y la personalidad, con el fin de conectar con zonas más profundas y nucleares, allí donde mora el alma, siempre dispuesta a susurrarnos sus secretos. Lo que en tales estados de profundidad emerja formará parte de la experiencia íntima de cada cual.

En definitiva, un tiempo de silencio y quietud dedicado a la práctica intensiva del Radja yoga, el yoga del conocimiento, del auto-descubrimiento que se produce a través de la meditación sentada y en quietud.

Una oportunidad para brindarse la posibilidad de experimentar el sabor que proporciona la percepción de contemplar cómo el tiempo, el espacio y uno mismo se diluyen en el vacío infinito que todo lo contiene.

Emilio J. Gómez, profesor de yoga del Círculo de Yoga Silencio Interior