Sábado, 13/02/21    09:00 h.

No es hacer, sino ser

El sendero del Espíritu se recorre a través de ser, no de hacer y tampoco de pensar. Estamos acostumbrados a la dimensión empírica donde para conseguir algo es preciso hacer. No es así como funciona la dimensión metafísica, sino al contrario: menos hacer, más ser.

De hecho, hacer algo para alcanzar la comprensión última es un extravío, un salirse de la recta y vacía senda que lleva directa hacia el Ser. El hacer, aunque sea “espiritual”, como los rituales o ceremonias, es algo que entra en el campo de la mente, el ego y la personalidad.

Por el contrario, dejar de hacer conecta con el núcleo de las infinitas posibilidades que la entrega a lo superior proporciona. La entrega a lo superior es la última etapa del buscador espiritual, previamente se encuentran la búsqueda y el compromiso.

Cuando cesa la «actividad espiritual”, el ego es sorprendido en su ilusoriedad y se comprende su inocua existencia. Es cierto que al dejar de hacer, de participar en el mundo, da la sensación de que algo muere. Para que una nueva comprensión nazca, algo conceptual ha de morir.

Se muere a un estado limitado por parámetros pragmáticos para nacer a una dimensión diferente por desconocida, pero que pronto se la reconoce como propia. Se ha llegado a casa. Ahora todo es diferente, aunque en el mundo exterior todo continúe igual: un océano de apariencias.

 

Silencio Interior – Escuela

info@silenciointerior.net

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

No es hacer, sino ser – 13/02/21