Sábado, 09/01/21   09:00 h.

La entrega

Soltar… Abrir los dedos de ambas manos hasta llegar a soltarlo todo. Dejar ir hasta que nada quede, ni siquiera la idea de uno mismo. La individualidad es el principal obstáculo del conocimiento de nuestra auténtica naturaleza, manifestado a través del conocido amor propio.

De las tres etapas del buscador espiritual, la entrega es la última (ver nuestro artículo «Etapas del buscador espiritual»). Primero fue la búsqueda, le siguió el compromiso y finalmente sobreviene la entrega a lo superior, donde el ego queda disuelto en su naturaleza ilusoria. Entonces ¿quién queda?

Nadie queda. Tampoco ningún lugar al que ir ni nada que hacer. Todo lo vivido y lo aprendido se torna inútil, cuando no absurdo. La necesidad de controlar queda disuelta en una realidad mayor que la mente no puede suponer ni anticipar.

Puedes buscar, puedes comprometerte, pero no te puedes entregar. La búsqueda y el compromiso son características humanas, mientras que la entrega es cualidad divina. Sucede cuando todo es abandonado. El desprendimiento, el desapego verdadero emerge de forma natural como consecuencia de la entrega.

La entrega no se puede provocar, tampoco se la puede evitar. No es algo mental y mucho menos personal. Es la consecuencia de una comprensión diferente, de un compromiso, de una inevitable búsqueda… Sólo entonces la entrega sucede.

 

 

Silencio Interior – Escuela

info@silenciointerior.net

 

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

La entrega – 09/01/21