Cada tipo de yoga está diseñado para una obtener una función concreta y diferente en el ser humano.

Así, el Hatha yoga, o mejor especificado el Yoga asana (el yoga del equilibrio), tiene la función principal de equilibrar las energías vitales y mentales existentes en el ser humano.

De este modo, este tipo de yoga, conocido normalmente como “yoga físico” tiene la función principal de preparar el cuerpo y acondicionar la mente para la práctica del Radja Yoga, el yoga de la interiorización y el autodescubrimiento, que  en su camino hacia el mundo interior a través del desarrollo de Sakshi, la consciencia testigo, se produce la conexión consciente con el espíritu que todos somos.

Una vez integrados en la vida del practicante ambos tipos de yoga se puede comenzar a profundizar a través de la activación progresiva de los diferentes centros energéticos a través del Chakra Yoga, con el que de un modo sistmático y a través de prácticas avanzadas del Hatha yoga (pranayamas, bandhas y mudras) se consigue la activación y equilibrio de los diferentes centros psíquicos o chakras.

 

cdg-02