Sábado, 02/01/21   09:00 h.

Comprensión. Lo único necesario

Vivimos un cambio de ciclo. Ocurre cada 40 años. Basta recordar la historia para comprobarlo. Así, desde el 2020 nos iríamos hasta 1980, donde con la Transición todo cambió. Y, desde 1980 hasta 1940, el fin de la guerra civil marcó un nuevo cambio. Y así sucesivamente.

Al repasar la historia nos damos cuenta de que tales ciclos siempre han existido y de que ahora nos encontramos inmersos en el inicio de uno nuevo que durará hasta 2060. Si siempre ha sido así ¿por qué ahora tendría que ser diferente? En todo caso, la diferencia podría estribar en una mayor consciencia a la hora de relacionarnos con los acontecimientos.

Todo cambia constantemente. Cambió con la Revolución francesa, después con la industrial, más tarde con la tecnológica… Comprender el momento del ciclo en que nos encontramos es fundamental pues permite soltar lo antiguo y abrirse a lo nuevo. Evitar aferrarse a viejas estructuras impide la apertura a las nuevas y hacerlo con consciencia evitará sufrimiento innecesario.

En el mundo exterior asistimos a un evidente cambio del ciclo. Pero, no nos engañemos, porque en el mundo interior la necesidad de verdad y autenticidad continúa siendo la misma. El deseo de sintonizar con el Espíritu que a todos nos contiene y hermana continúa latente en el Corazón de todos los seres humanos.

Semejante nostalgia silente es lo que nos une. Este anhelo se encuentra más allá de las condiciones externas, siempre sometidas a cambios. Transiciones que, a fin de cuentas, no dejan de ser distracciones de nuestra labor más íntima: descubrir por vía de experiencia nuestra auténtica y común naturaleza.

Por todo ello, es tiempo de aunar presencias a fin de no disgregarnos quienes sentimos el latido del Universo en nuestros Corazones. Es preciso evitar la disipación en cuestiones transitorias exteriores, sobre todo si llevan el marchamo de un nombre propio, sea el que sea. Necesitamos concentrarnos en la dirección del Ser, único puerto seguro.

Esta propuesta es la que siempre ha ofrecido nuestra Escuela. A nuestro lado vendrán aquellos que tengan que venir y se marcharán los que se tengan que ir; quizás porque nunca estuvieron. Así ha de ser. Esto no es un negocio, sino una propuesta de trabajo interior basada en la comprensión por propia experiencia de nuestra auténtica naturaleza. Lo cual nos ayudará a aceptar lo inevitable y a ser intransigente con lo inaceptable.

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

Comprensión. Lo único necesario – 02/01/21