Fotografiar en B/N me permite plasmar la realidad tal y como la percibo: una ilusión transitoria. Extraviados en las formas se busca reproducir la realidad percibida por el ojo. Pero ¿qué hay de aquella otra realidad captada por el Corazón? Esa que me habla de transitoriedad e irrealidad, en definitiva de ficción.

Se dice que el B/N no reproduce la realidad, la interpreta. No es cierto. El B/N tiene la capacidad de captar lo que de Real hay en la realidad del mundo. Por eso el velo ilusorio del color desaparece. El color es una distracción, cuando no un engaño. Es preciso saber mirar las cosas tal y como son. Y las cosas no son reales.

Todo cambia constantemente. Un mundo en cambio constante no puede ser real. En todo caso, Real es aquello que observa el cambio y por ello se da cuenta de la irrealidad del mundo. Solo Eso, invisible por propia naturaleza, puede ser Real.

Blanco y negro