Sábado, 17/10/20   09:00 h.

Los tres gatos. Cuento zen

Cuentan las crónicas que en el Japón antiguo había un tendero que tenía un almacén lleno de ratones. Como era amigo del abad del monasterio zen que había en su localidad fue a pedirle su ayuda. «Mira, te voy a dar un joven gato que te ayudará en tu batalla contra los ratones. Es muy fuerte y seguro que acabará con todos tus ratones», le aseguró.

Pero no fue así. Los ratones parecían multiplicarse mientras el gato corría furioso y desenfrenado detrás de ellos sin lograr cazar alguno. Todo su vigor se mostró ineficaz. Decepcionado, el tendero fue a devolverle el joven y brioso gato al Maestro. «Espera, le dijo. Te daré uno más veterano. Este conoce muchas técnicas sobre cómo cazar ratones. Sin duda que podrá serte de utilidad».

Al llegar el nuevo gato al almacén los ratones desaparecieron, pero en pocos días volvieron a salir de nuevo. El gato, más adiestrado, cazaba a bastantes ratones y asustaba a muchos más gracias a sus artimañas y técnicas, pero los ratones parecían multiplicarse: cuantos más cazaba, más aparecían.

Así, en pocas semanas, cansado de su evidente fracaso, el nuevo gato desistió de su ineficaz lucha y los ratones volvieron a campear a sus anchas por el almacén, con lo que el tendero volvió a ver al Maestro para devolverle su gato.

«Veo que tu problema con los ratones es bastante más grave de lo que pensaba en un principio. En este caso te voy a dar un viejo ejemplar que lleva viviendo muchos años en el monasterio. Veamos qué tal se te da con él».

Dicho y hecho. El tendero se llevó al almacén al anciano gato, mientras lo miraba con cierta desconfianza, pues dudaba de que aquél viejo gato pudiera dar caza a un solo ratón. Así pasaron los meses, hasta que una mañana se acercó a verle su amigo el Maestro. ¿Cómo van tus ratones? –Le preguntó.

Oh, ha sucedido algo muy extraño. Este viejo gato no hace nada. No persigue a los ratones, no corre detrás de ellos. Tampoco emplea técnicas para cazarlos. Está todo el día tirado y dormitando en un rincón del almacén… Sin embargo, desde que está aquí no hay un solo ratón.

 

Silencio Interior – Escuela

info@silenciointerior.net

 

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica Advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

Los tres gatos. Cuento zen – 17/10/20